Pasar al contenido principal
13/03/2024

El metabolismo de las células renales de los hombres con diabetes les predispone a la enfermedad renal

Dra. Maria José Soler

La Dra. Maria José Soler és una de las autoras del estudio

Dr.Clotet-Freixas

El Dr.Clotet-Freixas es el autor principal del estudio

13/03/2024

Un estudio internacional con participación del Instituto de investigación del Hospital del Mar y del VHIR demuestra que hay diferencias substanciales entre hombres y mujeres en el metabolismo energético de las células tubulares renales.

Los hombres con diabetes tienen un riesgo más alto que las mujeres de sufrir enfermedad renal asociada a la diabetes o nefropatía diabética, una grave complicación de esta patología que provoca daños a los riñones y un incremento del riesgo cardiovascular. Ahora, un estudio internacional publicado en Science Translational Medicine, ha permitido demostrar que parte de estas diferencias están relacionadas con el metabolismo energético, proceso por el cual las células generan energía. El trabajo, liderado por el científico de Manresa el Dr. Sergi Clotet Freixas y la Dra. Ana Konvalinka, ambos de la University Health Network de Toronto (Canadá) y en el cual ha participado el Instituto de investigación del Hospital del Mar, ha determinado diferencias substanciales en este proceso entre los dos sexos. También ha intervenido una investigadora del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR).

Para llegar a estas conclusiones, se ha podido determinar características diferentes entre las células tubulares renales de hombre y de mujer sin ninguna patología. De esta manera “hemos sido capaces de ver que existe un metabolismo energético diferencial entre hombres y mujeres a nivel renal, produciendo en los hombres más daño, lo que se traduce en marcadores de peor evolución renal y mayor mortalidad por cualquier causa”, explica la Dra. Clara Barrios, una de las autoras del trabajo, médica adjunta del Servicio de Nefrología e investigadora del Instituto de investigación del Hospital del Mar.

En este sentido, se ha certificado que el uso de la glucosa para generar energía en las personas con diabetes puede generar más daño renal en el caso de los hombres. “Las células tubulares masculinas tienen la respiración mitocondrial más activada, hecho que comporta un incremento del estrés oxidativo y de la muerte celular programada (apoptosis). Cuando simulamos la diabetes, las células tubulares renales de los hombres aumentan el número de marcadores de daño, comparadas con las de las mujeres”, apunta la Dra. Marta Riera, investigadora del Instituto de investigación del Hospital del Mar. y una de las autoras del trabajo. De hecho, las células de los hombres utilizan más glucosa y también más glutamina en las vías metabólicas energéticas.

En los riñones de las mujeres, en cambio, el ejército de moléculas que alimenta las células renales, cuenta con un soldado que hace la función opuesta: es un metabolito llamado piruvato, mucho más presente en los riñones de las mujeres que en los de los hombres. Los autores de la investigación han comprobado que, a niveles más elevados de piruvato, más prevención ante el desarrollo de la enfermedad renal diabética. Según el Dr. Clotet, autor principal del estudio, este elemento actúa como un antioxidante: "Se engancha y bloquea las moléculas que generan estrés". Las mujeres que pierden presencia de piruvato también tienen más riesgo de desarrollar la enfermedad, y esto abre la puerta a buscar estrategias que favorecen la acumulación de piruvato tanto en hombres como en mujeres, a la vez que eviten la actividad excesiva del ciclo del TCA. Estos extremos todavía se tienen que investigar de manera específica por sexo, así como intensificar el estudio de mecanismos para prevenir la enfermedad renal diabética.

Todo ello tiene una relación directa con la presencia de hormonas masculinas, como se ha podido comprobar en el seguimiento, durante cinco años, de los pacientes estudiados, tres grupos en diferentes estadios de la enfermedad diabética. Además, estas diferencias se pueden comprobar fácilmente en una analítica de sangre, buscando los metabolitos resultantes del proceso de metabolismo energético de las células. “En un futuro próximo iremos hacia un tratamiento personalizado en las personas afectas de diabetes y de enfermedad renal crónica, donde el sexo claramente es un factor a tener en cuenta”, también confirma la Dra. María José Soler, una de las autoras del trabajo, jefa clínica de Nefrología y diálisis del Servicio de Nefrología del Hospital Universitario Vall d’Hebron y jefa del grupo de investigación de Nefrología y Trasplante Renal del VHIR.

Determinar este hecho puede permitir personalizar el tratamiento de los pacientes, adaptándose a la realidad de la calidad del proceso que utilizan sus células para generar energía. El trabajo ha puesto de manifiesto vías metabólicas de interés para ser estudiadas como potenciales dianas terapéuticas. También puede permitir contar con una serie de marcadores que pueden servir como factores pronósticos de mortalidad y de evolución negativa de los pacientes y para valorar su respuesta a los tratamientos. Como comenta la Dra. Barrios, “se abren muchas puertas de uso diagnóstico y en investigación para ver si podemos modular estas vías afectadas, y estimular así que el consumo energético de las células tubulares renales sea menos perjudicial para el riñón”.

La nefropatía diabética es una complicación crónica de la diabetes. Es responsable de cerca del 30% de los pacientes en diálisis y es la primera causa de trasplante renal.

En un futuro próximo iremos hacia un tratamiento personalizado en las personas afectas de diabetes y de enfermedad renal crónica, donde el sexo claramente es un factor a tener en cuenta.

Noticias relacionadas

La investigación de la Dra. Conxita Jacobs ha sido galardonada en la categoría de proyecto clínico, mientras que la de la Dra. Anna Meseguer en la de investigación básica.

Esta iniciativa de la Fundación ”la Caixa” ofrece a los científicos emprendedores seleccionados apoyo económico y acompañamiento a través de mentorías individualizadas y formación.

El estudio, liderado por el Dr. Oriol Bestard, ayudará a pacientes altamente sensibles frente a antígenos HLA que se quedan en diálisis para toda la vida.

Profesionales relacionados

Maria Jose Soler Romeo

Maria Jose Soler Romeo

Jefe de grupo
Nefrología y Trasplante Renal
Leer más
Maria de Oreto Prat Canet

Maria de Oreto Prat Canet

Técnico de investigación
Nefrología y Trasplante Renal
Leer más
Marc Patricio Liebana

Marc Patricio Liebana

Investigador predoctoral
Nefrología y Trasplante Renal
Leer más
Muñoz Vaño, Vicent

Muñoz Vaño, Vicent

Técnico de investigación
Nefrología y Trasplante Renal
Leer más

Suscríbete a nuestros boletines y forma parte de la vida del Campus

Vall d'Hebron Barcelona Hospital Campus es un parque de referencia mundial donde la asistencia, la investigación, la docencia y la innovación se dan la mano.