Vés al contingut
16/06/2010

La proteína KAP renal explica la HTA del varón

2010_0077_2010_0077_IMATGE

16/06/2010

La proteína KAP, que se localiza específicamente en el riñón y está regulada por andrógenos, podría ayudar a entender las características de la hipertensión en varones, según un estudio español en Circulation."Por primera vez se ha demostrado que la sobreexpresión de un gen regulado por andrógenos específic0s del túbulo proximal renal produce hipertensión. Nuestras observaciones podrían ayudar a entender las diferencias entre sexos, a nivel de la fisiopatología molecular y la prevalencia más frecuente en hombres, tanto de la hipertensión como de la enfermedad renal crónica".En estos términos ha resumido Anna Meseguer los principales hallazgos de un artículo que se publica en el último número de Circulation y a los que ella y su grupo han llegado tras dieciocho años de intensa labor investigadora.Meseguer es jefa del Grupo de Fisiopatología Renal del Centro de Investigaciones en Bioquímica y Biología Molecular (Cibbim) y del Instituto de Investigación del Hospital Universitario del Valle de Hebrón, de Barcelona. En este último trabajo han colaborado con el grupo que lidera José Miguel López-Novoa, de la Universidad de Salamanca y de la Universidad Autónoma de Barcelona. Los grupos de Meseguer y López-Novoa pertenecen al Instituto Reina Sofía, de la Fundación Renal Íñigo Álvarez de Toledo (Friat).La investigación de Meseguer se inició en la Universidad de Rockefeller, en Nueva York, y se ha centrado en el estudio del papel de la proteína KAP. Se comprobó que se trataba de una proteína de localización específica en las células del túbulo proximal renal -a diferencia de otros genes que no son tan exclusivos-, que no se expresaba en otros tejidos y que estaba regulada por andrógenos. Después, el grupo de Meseguer también comprobó que el daño renal se asocia con una gran disminución de la proteína KAP en el riñón y que, al administrarla en un modelo celular de túbulo proximal renal, ésta protege frente a la toxicidad por ciclosporina A, fármaco inmunosupresor al tiempo que "un potente nefrotóxico", ha destacado Meseguer. En un grupo de ratones al que se administró ciclosporina se vio, además, que la disminución de la KAP se asociaba con un aumento de su ARNm, lo que sugería que el organismo trata de compensar esta degradación de la proteína, que es esencial para la función renal, según Meseguer.Ratones transgénicosA partir de todas estas evidencias y hallazgos, los investigadores han elaborado y patentado un modelo de ratones transgénicos que sobreexpresan la proteína KAP de forma exclusiva en el túbulo renal proximal. La sobreexpresión proteica sólo se produce en presencia de andrógenos, es decir, a partir del día 28, al hacerse adultos. Luego transcurren unos tres meses más hasta que presentan un fenotipo HTA y estrés oxidativo, alteraciones clásicamente atribuidas a los andrógenos, y también glucosamina, proteinuria y glomeruloesclerosis segmental y focal, ha explicado Meseguer.¿Nueva diana terapeútica?La identificación de la proteína KAP que se expresa sólo en el riñón y que está regulada por andrógenos ha permitido, sin modificar los niveles androgénicos y aumentando la expresión de un gen que codifica para KAP, observar los mismos efectos atribuibles a los andrógenos, tales como la elevación de la tensión arterial y el daño renal. La KAP sería, por lo tanto, una proteína intermediaria, indispensable en el riñón para la acción androgénica y relevante para la función renal, ya que sus niveles deben mantenerse en un estricto rango fisiológico para garantizar una función renal conservada. Por todos estos motivos, aunque deban realizarse más estudios, Anna Meseguer ha admitido que la proteína KAP podría ser una "diana muy importante". "http://www.diariomedico.com/" diariomedico.com

La proteína KAP, que se localiza específicamente en el riñón y está regulada por andrógenos, podría ayudar a entender las características de la hipertensión en varones, según un estudio español en Circulation."Por primera vez se ha demostrado que la sobreexpresión de un gen regulado por andrógenos específic0s del túbulo proximal renal produce hipertensión. Nuestras observaciones podrían ayudar a entender las diferencias entre sexos, a nivel de la fisiopatología molecular y la prevalencia más frecuente en hombres, tanto de la hipertensión como de la enfermedad renal crónica".En estos términos ha resumido Anna Meseguer los principales hallazgos de un artículo que se publica en el último número de Circulation y a los que ella y su grupo han llegado tras dieciocho años de intensa labor investigadora.Meseguer es jefa del Grupo de Fisiopatología Renal del Centro de Investigaciones en Bioquímica y Biología Molecular (Cibbim) y del Instituto de Investigación del Hospital Universitario del Valle de Hebrón, de Barcelona. En este último trabajo han colaborado con el grupo que lidera José Miguel López-Novoa, de la Universidad de Salamanca y de la Universidad Autónoma de Barcelona. Los grupos de Meseguer y López-Novoa pertenecen al Instituto Reina Sofía, de la Fundación Renal Íñigo Álvarez de Toledo (Friat).La investigación de Meseguer se inició en la Universidad de Rockefeller, en Nueva York, y se ha centrado en el estudio del papel de la proteína KAP. Se comprobó que se trataba de una proteína de localización específica en las células del túbulo proximal renal -a diferencia de otros genes que no son tan exclusivos-, que no se expresaba en otros tejidos y que estaba regulada por andrógenos. Después, el grupo de Meseguer también comprobó que el daño renal se asocia con una gran disminución de la proteína KAP en el riñón y que, al administrarla en un modelo celular de túbulo proximal renal, ésta protege frente a la toxicidad por ciclosporina A, fármaco inmunosupresor al tiempo que "un potente nefrotóxico", ha destacado Meseguer. En un grupo de ratones al que se administró ciclosporina se vio, además, que la disminución de la KAP se asociaba con un aumento de su ARNm, lo que sugería que el organismo trata de compensar esta degradación de la proteína, que es esencial para la función renal, según Meseguer.Ratones transgénicosA partir de todas estas evidencias y hallazgos, los investigadores han elaborado y patentado un modelo de ratones transgénicos que sobreexpresan la proteína KAP de forma exclusiva en el túbulo renal proximal. La sobreexpresión proteica sólo se produce en presencia de andrógenos, es decir, a partir del día 28, al hacerse adultos. Luego transcurren unos tres meses más hasta que presentan un fenotipo HTA y estrés oxidativo, alteraciones clásicamente atribuidas a los andrógenos, y también glucosamina, proteinuria y glomeruloesclerosis segmental y focal, ha explicado Meseguer.¿Nueva diana terapeútica?La identificación de la proteína KAP que se expresa sólo en el riñón y que está regulada por andrógenos ha permitido, sin modificar los niveles androgénicos y aumentando la expresión de un gen que codifica para KAP, observar los mismos efectos atribuibles a los andrógenos, tales como la elevación de la tensión arterial y el daño renal. La KAP sería, por lo tanto, una proteína intermediaria, indispensable en el riñón para la acción androgénica y relevante para la función renal, ya que sus niveles deben mantenerse en un estricto rango fisiológico para garantizar una función renal conservada. Por todos estos motivos, aunque deban realizarse más estudios, Anna Meseguer ha admitido que la proteína KAP podría ser una "diana muy importante". "http://www.diariomedico.com/" diariomedico.com

Subscriu-te als nostres butlletíns i forma part de la vida del Campus

El Vall d’Hebron Barcelona Hospital Campus és un parc sanitari de referència mundial on assistència, recerca, docència i innovació es donen la mà.